Focaccia | Pan italiano

Después de unas cuantas recetas dulces ya va tocando una salada y aquí va una con verdadero sabor meditérraneo e internacional. Desde el país con forma de bota aquí viene la autentica Focaccia italiana.


Siempre me ha gustado este tipo de pan, pero fue en mis últimas vacaciones cuando me decidí rotundamente a hacerlo después de probarlo en un restaurante de la zona donde lo servían con tomate y mozarella. Una autentica delicia. En esta versión omito el queso. Pero no por ello deja de estar menos bueno. 

Se trata de una masa parecida a la de la pizza pero más esponjosa al ser más gruesa. La cubrimos con especias e ingredientes típicos del país para darle un sabor y aroma inconfundible. Se suelen emplear productos mediterráneos para ello. El aceite de oliva, el orégano y el tomate no pueden faltar. Sin embargo, podéis investigar y ponerle otras cosas en función de vuestros gustos. Al fin y al cabo es pan, y el pan va con todo.

¡Vamos a ello!

Antes de empezar os dejo con el vídeo tutorial para que veáis la pinta con la que queda y lo fácil que resulta de hacer. No os costará nada y el resultado os encantará.



Y ahora sí, vamos a por la receta:

INGREDIENTES

Para dos masas

600 g de harina de fuerza
350 g de agua
1 sobre de levadura de panadería ( 5 g ) o 15 g de levadura fresca
1 cucharada de azúcar
1 cucharada de sal
60 g de aceite de oliva (lo usaremos por partes para la masa, para engrasar la bandeja de horno y para cubrir la focaccia )

Para la cobertura

Tomate Cherry
4 dientes de ajo
Orégano seco
Sal en escamas o normal
Aceite de oliva

PASOS

  • En primer lugar, mezclamos 20 g de aceite de oliva con la cucharada de azúcar y la levadura en el vaso programando 1 minuto a velocidad 2.
  • Acto seguido, vertemos el resto de los ingredientes: los 600 g de harina de fuerza, los 350 g de agua y la cucharada de sal. Amasamos programando 4 minutos a velocidad espiga. Dejamos reposar la masa en el vaso hasta que doble el volumen. 1 ó 2 horas. Veremos que la masa comienza a asomar por el bocal.
  • En ese momento la desgasificamos para que pierda el aire y separamos en dos. Podemos guardar una de las partes en el frigorífico o directamente en el congelador para usarla en otra ocasión.
  • Engrasamos una bandeja de horno. La mía es de 37 cm de ancho por 27 cm de largo. Estiramos la masa con los dedos hasta que cubra la bandeja. Tapamos con un paño y la dejamos reposar 30 minutos.
  • Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 200º.
  • Llegó el momento de cubrirla. Cortamos tomatitos cherry por la mitad. Laminamos los dientes de ajo y procedemos a distribuir el tomate y el ajo por la superficie. Espolvoreamos con orégano seco y sal en escamas o sal gorda. Si no tenemos, podemos usar sal normal. Por último, rociamos con el aceite restante.
  • La metemos en el horno durante 30 minutos o hasta que se dore la superficie. La dejamos enfriar y... ¡a comer!
¿Qué os ha parecido? Ya veis que no tiene mucha dificultad y que la mayoría de los ingredientes los tenemos por casa. De todas formas, siempre digo lo mismo. No dejéis de hacer una receta porque os falte un ingrediente. Podemos sustituirlo por otro seguro.

¡Espero que os guste mucho!

¡No olvidéis dejar un dedito arriba si os ha gustado y compartidla por las redes sociales para que llegue a todo el mundo!

Tampoco dudéis dejar algún comentario por aquí para saber qué os ha parecido o preguntar cualquier cosa.

¡Suscríbete al canal si aún no lo has hecho! Así estarás al día de todo 👍🏻

¡Ah! Y no olvidéis que también podéis encontrarme por aquí 👇🏻

 👉🏽 Facebook

 👉🏽 Instagram

 👉🏽 Twitter 

¡Un saludo a todos, cocinillas!

❤️❤️❤️

No hay comentarios:

Publicar un comentario

INSTAGRAM FEED

@cocinillastm5